Al hablar utilizamos un vocabulario determinado. Empleamos palabras de todo tipo: nombres, adjetivos, artículos, adverbios, verbos, etc. Los verbos nos permiten expresar acciones haciendo referencia al pasado, al presente o al futuro.
Un verbo ( amar, saber o conducir ) tiene siempre una raíz, que puede ser regular o irregular, y unos morfemas que permiten comunicar las distintas variantes. La conjugación de un verbo es el conjunto de todas las formas posibles de expresarlo.
En el idioma español hay tres conjugaciones. La primera es la de los verbos acabados en ar ( caminar, nadar o saltar), la segunda se refiere a los acabados en er ( traer, volver o saber ) y la tercera afecta a los que acaban en ir ( decir, venir o intuir ).
Conjugar un verbo es presentarlo junto con los pronombres personales en singular y plural ( yo, tú, él, nosotros, vosotros y ellos ). Puede hacerse con tiempos simples, es decir, con una sola forma verbal ( yo comí, ellos fueron, él sabe… ) o con tiempos compuestos ( el verbo haber como auxiliar más el participio de un verbo ). Otro aspecto a tener en cuenta para conjugar un verbo es el modo. En español hay cuatro, y cada uno tiene un sentido propio. El modo indicativo se utiliza para expresar acciones concretas y objetivas ( él trajo las llaves ). El modo subjuntivo se emplea para comunicar duda o una situación hipotética ( si él jugara, ella se alegraría ). El modo condicional expresa posibilidad ( lo habrías hecho mejor si te esforzaras más ). El modo imperativo se utiliza para dar órdenes ( ven aquí ).
Cuando se estudia un idioma, ya sea como lengua propia o como lengua extranjera, la conjugación verbal es una dificultad por varios motivos. Por una parte, hay que distinguir la regularidad y la irregularidad. Además, es fácil confundir algunas formas y prueba de ello es la confusión entre el subjuntivo y el indicativo ( no es lo mismo decir yo vaya o yo voy, cada uno tiene su contexto adecuado ). También hay dudas para referirnos al pasado ( si es un pasado reciente e inacabado utilizamos una forma compuesta y si hacemos mención a un momento que ya ha concluido debemos recurrir a una forma simple ).
En conclusión, la conjugación de un verbo depende de los siguientes factores: su terminación ( ar-er-ir ), quién realiza la acción ( la persona ), el número ( singular o plural ), cuándo se realiza ( el tiempo ) y que relación hay con la realidad ( el modo ).