Las comillas se utilizan principalmente en:

a) Citas textuales: cuando en un enunciado se reproduce una cita textual, ésta se suele introducir entre comillas.

El solía decir: “no pienso casarme con esa mujer”, pero al final se terminó enamorando locamente de ella.
.
El profesor nos advirtió: “como vea a alguien copiar suspenderé inmediatamente el examen”; y, efectivamente, a mitad de la prueba cumplió su amenaza.

b) Cuando se utiliza intencionadamente en un texto formal una palabra o expresión excesivamente coloquial:

Las expectativas de venta de esta empresa han “naufragado” tras la entrada de nuevos competidores.
.
Era una persona encantadora, simpática y “bonachona”, de ahí la perplejidad de todos cuando supimos que se trataba de un asesino.
. .

c) Para señalar que una palabra o expresión se utiliza en un sentido irónico:

El presidente demostró su “gran conocimiento” de la empresa, al no ser capaz de responder a ninguna de las preguntas que le formularon.
.
Aquel señor se comportó como un “caballero” al no ceder su asiento a la mujer embarazada.
..

d) Al referirse a títulos de libros, cuadros, piezas musicales, artículos, etc.:

En el cuadro “Las Meninas”, Velázquez fue capaz de plasmar la vida cortesana de su época.
.
En su libro “Guerra y Paz”, Tolstoi nos presenta los aspectos más decadentes de la Rusia de comienzos del XIX.
..

Para finalizar, conviene señalar:

  • No es conveniente abusar del uso de las comillas, ya que dificulta la lectura del texto y resulta poco estético.