Los “dos puntos” se utilizan en castellano para introducir un enunciado. Este enunciado puede ser de diversos tipos:

a) Una cita literal:

El Primer Ministro dijo: “Nuestro país nunca va a firmar un tratado de paz en esos términos”.
.
El profesor, al comienzo del examen, advirtió: “Al menor indicio de que se está copiando, el alumno será expulsado del aula”.

b) Una enumeración:

Últimamente hemos visitado numerosos países: Francia, Italia, Austria, Turquía y Egipto, entre otros.
.
El tiene varias licenciaturas: es licenciado en Derecho, en Económicas y en Periodismo.
. .

c) Un ejemplo, una anécdota, un relato:

Cuando estuve en Barcelona tuve una grata sorpresa: estaba paseando por Las Ramblas y me encontré a un amigo de toda la vida que hacía años que no veía.
.
Siempre que viajo en avión tengo algún percance: por ejemplo, la última vez mi equipaje llegó con tres días de retraso.
..

d) Una explicación:

Discupa que haya llegado, pero no ha sido culpa mía: resulta que la calle estaba cortada y no había un camino alternativo.
.
Las ventas de la empresa están cayendo: la fortísma competencia es la causante de todo ello.
..

e) También se utiliza para encabezar una carta:

Queridos Papá y Mamá:

Os escribo desde París …

Muy Señor mío:

El motivo de esta carta …

Por último, conviene recordar:

  • Detrás de los “dos puntos” no se utiliza mayúscula.