Hasta el año 2010, se sugería escribir con tilde la conjunción “o” cuando aparecía entre dos cifras (ej. 1 ó 2), para evitar que se confundiera con el cero.  Sin embargo, la RAE sostiene que por ser una conjunción átona no le corresponde llevar tilde, a lo que se suma que la forma y el tamaño disímil de la letra “o” también evita confusiones. Así es que de ahora en más, la “o” entre dos cifras no llevará tilde.