El término víctima concuerda siempre en femenino, tal como indica el Diccionario panhispánico de dudas.

Sin embargo, en los medios de comunicación se encuentran casos en los que esa concordancia no se cumple: «La víctima estaba sentado en una barandilla», «La víctima fue trasladado y continúa internado» o «La víctima, un hombre joven, estaba casado y tenía tres hijos».

De acuerdo con la Academia, víctima es un sustantivo epiceno femenino, por lo que lo apropiado es que la concordancia se establezca en dicho género, aunque el referente real sea de sexo masculino.

Por tanto, en los ejemplos anteriores lo adecuado habría sido escribir «La víctima estaba sentada en una barandilla», «La víctima fue trasladada y continúa internada» y «La víctima, un hombre joven, estaba casada y tenía tres hijos».