Ya hace cuatro años que la palabra solo, sea adverbio, equivalente a solamente (solo tenía una camisa) o adjetivo (siempre está solo) va sin tilde. Ahora la RAE establece que tampoco se puede hacer la excepción en caso de ambigüedades, porque estas se pueden resolver casi siempre por el contexto.