La expresión falso pretexto es redundante, por lo que se recomienda evitar su uso.

Pretexto significa ‘motivo o causa simulada que se alega para hacer algo o para excusarse de no haberlo ejecutado’, tal como señala el Diccionario académico; por tanto, todos los pretextos son falsos.

Sin embargo, es frecuente encontrar en los medios de comunicación frases como «Asegura que abaratar los costes del despido de los trabajadores fue una propuesta con el falso pretexto de facilitar la creación de puestos de trabajo» o «Los implicados se había citado en un polígono industrial de Xirivella con el falso pretexto de establecer una relación comercial».

En los ejemplos citados lo adecuado habría sido «Lozano asegura que abaratar los costes del despido de los trabajadores fue una propuesta con el pretexto de facilitar la creación de puestos de trabajo» y «Los implicados se había citado en un polígono industrial de Xirivella con el pretexto de establecer una relación comercial».