Si bien la forma espúreo está muy extendida en español, la forma adecuada de escribir y decir este adjetivo es espurio, con i y no con e, tal como aparece en el Diccionario académico.

Sin embargo, en los medios de comunicación aparecen informaciones en las que se emplea la forma inadecuada espúreo para referirse a algo ‘falso’ o ‘ilegítimo’: «La presidenta costarricense, Laura Chinchilla, calificó el fallo del tribunal como “espúreo e ilegítimo”».

En este caso lo adecuado habría sido: «La presidenta costarricense, Laura Chinchilla, calificó el fallo del tribunal como “espurio e ilegítimo”».