Entre líneas es una expresión que significa ‘de forma no explícita, sino sobrentendida’, y nada tiene que ver con entrelíneas, plural de entrelínea, que es el ‘espacio entre las líneas de escritura’ o la ‘escritura hecha entre líneas’.

Sin embargo, en los medios de comunicación no es infrecuente encontrar esta locución adverbial escrita en una sola palabra: «El técnico dio a entender entrelíneas que no sacrificará el equilibrio y trabajo en equipo» o «A Capriles le sobró elocuencia e intuición política para leer entrelíneas el sentir popular».

Tal y como se recoge en el Diccionario panhispánico de dudas, esta grafía simple es incorrecta, de modo que lo apropiado en los ejemplos anteriores habría sido escribir «entre líneas».

Igualmente, la secuencia entre líneas, frecuente en el ámbito deportivo, donde línea tiene el significado de ‘conjunto de jugadores que en un equipo desempeñan una misión semejante’, ha de escribirse en dos palabras. Son impropios, por tanto, usos como los siguientes: «Messi, figura junto a Higuaín, le sirvió en bandeja el tercer gol con un pase entrelíneas» o «Un balón entrelíneas acabó en los pies del cordobés».