La expresión de primera significa ‘sobresaliente en su línea’, mientras que de primeras equivale a ‘de un golpe, según viene’.

Sin embargo, en las noticias futbolísticas es habitual confundir ambas locuciones: «Apenas un escarceo por la banda derecha que acabó con un mal remate de primera» o «Le cuesta horrores jugar en profundidad, abrir el balón a la banda o tocar de primera».

El Diccionario académico define la locución de primera como ‘sobresaliente en su línea’. Por otra parte, la Nueva gramática de la lengua española indica que de primeras se usa con el sentido de ‘en primera instancia, en un primer momento’; a su vez, en primera instancia significa ‘al primer ímpetu, de un golpe’, esto es, en fútbol, sin preparar el disparo, el centro o el remate.

Por tanto, en los ejemplos anteriores lo apropiado habría sido escribir «Apenas un escarceo por la banda derecha que acabó con un mal remate de primeras» y «Le cuesta horrores jugar en profundidad, abrir el balón a la banda o tocar de primeras».

Por otro lado, frases como «Di María mandó un centro que Jesé remató de primera para aumentar la ventaja madridista» o «Griezmann recibió un buen balón en la frontal para rematar de primera el balón y colocarlo en el fondo de la portería» ensalzan la calidad del remate, mientras que si se hubiera escrito de primeras se habría enfatizado que los jugadores golpearon el balón según les llegaba.

Dado que en estos remates en concreto los jugadores marcaron buenos goles al primer toque, ambas afirmaciones pueden considerarse acertadas.