El vocablo amigovio, usado en algunos países con el significado de ‘persona que mantiene con otra una relación de menor compromiso formal que un noviazgo’, no necesita comillas.

En los medios de comunicación pueden encontrarse frases como «El ‘amigovio’ de Ojeda tiene aguante», «Ocho alternativas para sobrevivir a la monogamia: del ‘amigovio’ al trío» o «Cinco opciones de regalos que pueden mejorar la salud de tu padre, novio, “amigovio”, amigo, etc.».

La vigesimotercera edición del Diccionario académico ha incorporado este sustantivo con la definición mencionada, similar a la que ya incluía el Diccionario de americanismos.

Se trata de un acrónimo creado a partir de los sustantivos amigo y novio, por analogía con otros términos de creación semejante, como ofimática, a partir de oficina e informática, o electrolinera a partir de electricidad y gasolinera.

Es, pues, un vocablo bien formado. Si además se tiene en cuenta su amplia difusión, especialmente en países como Argentina, México, Paraguay y Uruguay, así como su presencia ya en el Diccionario académico, no hay razón para resaltar con comillas este sustantivo, de las cuales habría sido mejor prescindir en los ejemplos anteriores.