Las locuciones preposicionales a base de y con base en tienen distinto significado en todas sus acepciones, según indica el Diccionario académico, y no deben confundirse.

A base de, seguida de un sustantivo, significa que este se ha tomado como elemento fundamental: «Medicinas a base de hierbas». También significa ‘por medio de o valiéndose de’: «Aparatos que funcionan a base de electricidad», y, cuando va seguida de un infinitivo, ‘a fuerza de’: «Obtuvo la mejor nota de su clase a base de estudiar todos los días».

Con base en precede al lugar donde se concentran instalaciones y que sirve como punto de partida: «La Brigada de Infantería Ligera Aerotransportable (Brilat), con base en Figueirido». Comenzó a usarse en el lenguaje jurídico y se ha extendido a otros usos con el sentido de ‘con apoyo o fundamento en’, sobre todo en Hispanoamérica. Aunque no se trata de un empleo inapropiado, en el lenguaje culto se prefieren otras formas, como sobre la base de, en función de, basándose en, a partir de, según, de acuerdo con, etc.

Debe evitarse, por tanto, la confusión, frecuente en determinadas áreas de América, entre las locuciones a base de y con base en, tal y como ocurre en los siguientes ejemplos: «Insistió en su derecho a participar en las elecciones del país donde nació, a base de su ciudadanía puertorriqueña»; «Los involucrados han presentado sus descargos, a base de los cuales se les ratificará o liberará de responsabilidades». En estos casos debió escribirse con base en (o algunas expresiones alternativas anteriormente citadas).